Now Playing Tracks

La Historia de un FEO

Cuando nací, el doctor fue a la sala de espera y le dijo a mi padre “Hicimos lo que pudimos… pero nació vivo”.

Mi mamá no sabía si quedarse conmigo o con la placenta.

Como era prematuro me metieron en una incubadora… con vidrios polarizados.

Mi madre nunca me dio el pecho porque decía que sólo me quería como amigo.

Así que en vez de darme el pecho, me daba la espalda.

Es por eso que debo haber quedado petiso, tan petiso que en lugar de ser enano, soy profundo.

Yo siempre fui muy peludo. A mi madre siempre le preguntaban:
“Señora, a su hijo ¿lo parió o lo tejió?”

Mi padre llevaba en su billetera la foto del niño que venía cuando la compró.

Pronto me di cuenta que mis padres me odiaban, pues mis juguetes para la bañera eran un radio y un tostador eléctrico.

Una vez me perdí. Le pregunte al policía si creía que íbamos a encontrar a mis padres.

Me contesto: “No lo sé; hay un montón de lugares donde se pudieron haber escondido”.

Y para colmo era muy flaco, tan flaco que un día metí los dedos en el enchufe y la electricidad erró la patada.

Era realmente flaco: para hacer sombra tenía que pasar dos veces por el mismo lugar.

Pero mi problema no era ser tan flaco sino ser FEO.

Mis padres tenían que atarme un trozo de carne al cuello para que el perro jugara conmigo.

Sí, amigos, yo soy FEO, tan FEO que una vez me atropelló un auto y quedé mejor.

Cuando me secuestraron, los secuestradores mandaron un dedo mío a mis padres para pedir recompensa.

Mi madre les contestó que quería mas pruebas.

Tuve que trabajar desde chico.

Trabajé en una veterinaria y la gente no paraba de preguntarme cuánto costaba yo.

Un día llamó una chica a mi casa diciéndome: “Ven a mi casa que no hay nadie”. Cuando llegué no había nadie.

A mi mujer le gusta mucho hablar conmigo después del sexo. El otro día me llamó a casa desde un hotel.

El psiquiatra me dijo un día que yo estaba loco. Yo le dije que quería escuchar una segunda opinión. “De acuerdo, además de loco es usted muy feo”, me dijo.

Una vez cuando me iba a suicidar tirándome desde la terraza de un edificio de 50 pisos, mandaron a un cura a darme unas palabras de aliento. Sólo dijo: “En sus marcas, listos…”

El último deseo de mi padre antes de morir era que me sentara en sus piernas. Lo habían condenado a la silla eléctrica…

La maldad de los malos sobre la bondad de los buenos

En el mundo, se piensa o se cree que la maldad no tiene poder alguno sobre el bien, que a los malos siempre les va mal y a los buenos les va bien, pero, lamentablemente, esto no es así y yo siempre me pregunto ¿por qué a los malos les va tan bien y los buenos siempre sufren a causa de ellos? Es decir, se supone que en general, por malos se refiere a gente de clase alta o políticos, porqué ellos que tienen poder y tienen al alcance mecanismos que crean desigualdades, opresión, muertes también, siempre triunfan o generalmente siempre logran alcanzar muchos de sus objetivos, mientras que los humildes, buenos de corazón o  con grandes capacidades, pero que viven en pobreza, son pisoteados, destruidos y todo el bien que tratan de hacer nunca se desarrolla debido a esta gente tan mala que abunda en el mundo.

Nuestra sociedad, se sabe, que gira en torno a una muy disfuncional e injusta jerarquización creada por el mismo hombre, pero él mismo es el que se destruye, primero: por querer alcanzar poder absoluto sobre los demás y querer tenerlo todo para sí mismo (maldad); segundo: porque para lograr eso, generalmente, recurre a métodos destructivos (armas, violencia o muerte) y todo por alcanzar un “sueño”, pero ¿el hombre malo que siempre anda buscando contra quien luchar, al final, recibe su castigo? ¿Los buenos siempre triunfan luego que el hombre malo haya recibido su castigo? Pues, según lo que se dice es que al malo le va mal; es posible que así sea, pero el problema es que su merecido castigo llega siempre cuando se piensa que todo está perdido para los buenos, entonces ¿Porqué tardará tanto ese castigo en llegar a ellos? ¿Quién produce ese castigo, el destino, Dios o hay algo más? Y creo que poner un ejemplo no sería mala idea. Muchas personas alrededor del mundo han oído hablar alguna vez del ex presidente alemán, segundo anticristo como muchos le llaman, causante del asesinato de casi 6 millones de judíos y activista de la segunda guerra mundial, pues, este ha sido el hombre más malo que la maldad misma, pero yo me pregunto ¿Por qué a un hombre tan malo le fue bien durante mucho tiempo, hasta que le llegó su castigo que fue la muerte misma. Muchos dicen que Hitler se suicidó, pero porque tuvo que pasar tanto tiempo mientras que los pobres, oprimidos y marginados eran asesinados, torturados o callados al querer revelarse contra ellos, al querer hacer bien comunitario (justicia). No logró entender esa razón. Entonces que versión o que respuesta es la correcta, si el que los malos y su maldad no pueden contra el bien de los buenos, o si el bien de los buenos no puede contra la maldad de los malos.

Estoy confundido, mas lo único que sé es que ‘TODO se paga en esta vida’.

                                                Mario Villalobos

We make Tumblr themes